De polímatas y autómatas

Fuente: El Correo Gallego, 23/11/2022

Autora: Arantxa Serantes (*)

Del griego (polimathós) o aquel que sabe muchas cosas. Muy semejante a ser hombre o mujer del Renacimiento, parece equiparable al hecho de ser polifacético, pero considero que va más allá de la mera equivalencia porque dominar varias artes para poder interpretar la realidad frente a la hiperespecialización es ir contracorriente y en paralelo a la STEAM, en el que incorporan a la fórmula las artes.

El tener varios aficiones artísticas no es lo que hace al polímata sino su destreza para llevarlo a cabo en la práctica, profesionalmente hablando, ya que supone generar innovación y crosstalks intelectuales como motores de cambio. La dispersión o vaguedad es una lógica difusa de la que, en la mayoría de ocasiones, brota la creatividad, por lo que es un valor en alza.

También subyace la palabra erudito, pero entiendo que la erudición es más próxima a la sabiduría y no conecta con el constructivismo propio de aquel que tiene la habilidad de elaborar un objeto o un bien por sí mismo (maker).

Me he atrevido a proponer este artículo, porque tras acudir a una reunión con expertos en metaversos, me di cuenta de que la mayoría de los que allí estaban eran realmente polímatas y no expertos y que están dando soporte a las ideas que están por venir. En cierto modo, había un sentir similar al de aquellos arquitectos y artífices de un mundo nuevo, pero con un arte más elaborado y un lenguaje más lógico que matemático, pero con el mismo espíritu renacentista.

¿Serán los autómatas los que asuman nuestros actuales roles mientras las personas se dedican a las labores más creativas, en este nuevo mundo que asoma? ¿Nuestra vida digital estará integrada en la realidad hasta el punto de que quien no esté integrado en ella será como si no existiera? De algún modo, queremos que nuestro mundo sea imperecedero, porque en el fondo tememos nuestra extinción.

Hemos buscado al autómata, como una creación que ha salido de nuestras manos porque en el fondo queremos entendernos a nosotros mismos y tenemos un afán de dominio que supera aquello que no podemos comprender. Puede que en el fondo sea una evasión ante problemas que, desde el punto de vista global, no tienen solución porque son demasiados frentes y con heridas muy profundas (ambientales, sociales, económicos, etc.)

Unos pocos, están interesados en llevar el control de todos estas invenciones y poner sus propias normas encima de la mesa, pero la descentralización de las redes, también puede ser una realidad factible, porque no hay un único metaverso posible, ya que no se trata de una obra de arte incunable que sería difícil de reproducir y emular.

Hay un gran elenco de actividades de base tecnológica de la que partirán las Humanidades digitales: música electrónica, netart, tecnoética, NFC’s, etc. que poco tendrán que ver con las ciencias de antaño. El método no será el mismo, aunque sus fundamentos sí. No son castillos en el aire, porque ya están coexistiendo entre nosotros.

(*) Es Humanista digital, profesora y Doctora por la USC. Coordinadora de Neohumanismo.


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
neohumanismo (23 de noviembre de 2022). De polímatas y autómatas. Neohumanismo. Recuperado 22 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/rrlz


Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search